Elegante reforma de bar-cafetería en los bajos de un edificio rehabilitado de principios del siglo XX en el casco histórico de Sevilla.

La reforma está basada, como elemento característico, en el ladrillo visto con mortero de cal.